20 marzo, 2021

José Hernández Navarro, presidente de Neptuno

¿Qué destacarías de ser sardinero?

Pues ser sardinero es una inmensa suerte. Poder ser parte de la fiesta más significativa de Murcia y, sobre todo, poder ser parte de este colectivo tan generoso, que hace tan grande a la ciudad en sus Fiestas de Primavera.

¿Cuánto tiempo tardáis en preparar las actividades que desarrolláis en la organización del Entierro de la Sardina? ¿Cuál es la actividad más significativa?

Durante todo un año vamos preparando la compra de juguetes o joyas, los arreglos de la carroza… Además, también programamos diversas actividades a realizar para mantener durante todo el año el espíritu de un buen sardinero.

Además de la semana de fiestas, ¿vuestro grupo realiza algún otro tipo de actividad?

Sí, en el Grupo Sardinero Neptuno estamos muy involucrados con la responsabilidad social. Tenemos la suerte de poder ayudar y apoyar a diversos colectivos y así hacemos. Dentro de nuestras actividades se encuentran las siguientes: actividades en colegios, en centros de niños autistas, visita a la planta infantil del Hospital Virgen de la Arrixaca y a la clínica de Nuestra Señora de Belén.

¿Cuál es tu mejor anécdota? ¿Recuerdas algún momento favorito que te haya ocurrido como sardinero?

La mejor anécdota que te puede suceder como sardinero es ver la sonrisa y felicidad que se produce en niños, adultos y mayores a la hora de entregar nuestros juguetes o joyas. Es cierto que hubo un momento que me marcó de manera significativa: la visita a la planta infantil del Hospital Virgen de la Arrixaca.

¿Tienes algún año preferido? ¿Por qué?

El año de “Chirrete”. Es el primer año como sardinero y es muy especial. Siempre había soñado con poder ser parte de esta gran fiesta y el año que pude salir fue el más especial. Ver cómo la gente se anima tan sólo con tu presencia, la ilusión de los pequeños y mayores y ver la Gran Vía llena de personas desde el Puente de los Peligros montado en la carroza fue un momento único.

¿Qué ha supuesto la suspensión del Entierro de la Sardina de estos dos últimos años?

Para nosotros, la suspensión del Entierro de la Sardina ha supuesto unos duros momentos. No ver la ciudad con la alegría, llena de personas llegadas desde tantos lugares nacionales e internacionales que sólo acuden a la ciudad con ganas de fiesta y alegría, ha sido duro. Aun así, durante este tiempo hemos realizado diferentes acciones, sobre todo enfocadas en los más pequeños para mantener vivo el espíritu de la generosidad que tiene nuestra gran fiesta.