28 marzo, 2021

Jesús Sánchez Segura, presidente de Momo

¿Qué destacarías de ser sardinero?

La alegría que trasmitimos y trasladamos a pequeños y mayores, con el simple gesto de dar un pito o una espada, ya que para ellos es un tesoro. Como cantaba nuestro entrañable José María Galiana, recientemente fallecido a causa de la pandemia que nos azota.

¿Cuánto tiempo tardáis en preparar las actividades que desarrolláis en la organización del Entierro de la Sardina? ¿Cuál es la actividad más significativa?

La organización del festejo requiere bastante tiempo y eso que contamos con la inestimable colaboración de todos los componentes de cada grupo sardinero, puesto que no sólo nos implicamos quienes salimos en las carrozas, sino todo nuestro entorno, incluidos hijos y mujeres, que se sienten partícipes de pleno derecho. En nuestro grupo las ideas no solamente surgen de las reuniones de los sardineros, sino que cada vez que nos juntamos todo el grupo para hacer convivencias, siempre surge alguna. Desde cómo será el diseño del traje, qué lugares visitaremos para trasladar nuestro evento, etc. Cada componente del grupo aporta su pequeño granito de arena para que todo salga bien.

Para nosotros todas las actividades son significativas. Desde los viajes culturales, convivencias en casas rurales, fiestas de Navidad, San Valentín, comidas, etc., pero, por identificar una en concreto, nombraría el día en que nos juntamos para hacer la mezcla de juguetes y cargar la carroza. Ese día es impresionante para nuestros hijos, sobrinos, hijos de amigos y demás. Cuando llegan a la nave y ven tal cantidad de juguetes y la carroza, sus caras se transforman y reflejan toda la ilusión y alegría, que son la esencia de nuestra fiesta. Ellos son los que, con nuestra ayuda, mezclan todos los juguetes para posteriormente cargar la carroza, a la vez que van llenando sus bolsas de juguetes con los que más les gustan. Después, nos juntamos todos con nuestras mujeres e hijos para comer y festejar la finalización de la carga de la carroza.

Además de la semana de fiestas, ¿vuestro grupo realiza algún otro tipo de actividad?

En realidad, nuestro grupo está todo el año juntándose, en nuestras sedes gastronómicas como el Restaurante Abrasador Cánovas y el Restaurante Chirrete. Y eso es lo que lo hace fuerte. También realizamos viajes culturales, fines de semana de casas rurales, fiestas de Navidad, día de los enamorados, días de Semana Santa, de verano, de cumpleaños, etc. Cualquier motivo es bueno para juntarnos y vernos.

¿Cuál es tu mejor anécdota? ¿Recuerdas algún momento favorito que te haya ocurrido como sardinero?

Cuando nos levantamos el día de la festividad del Entierro de la Sardina con la sorpresa de que nuestro carro de pasacalles había sido lanzado al río Segura. Imaginad la cara de incredulidad de todos los componentes del grupo Momo. Pero como siempre, todo quedó en una anécdota de la que ahora nos reímos. Mi momento favorito es cuando nuestra carroza, de los Momos, llega al Puente de los Peligros y, desde allí, vemos el río de personas que inundan la Gran Vía. Para cualquier murciano orgulloso de sus raíces, es un momento de emociones indescriptibles.

¿Tienes algún año preferido? ¿Por qué?

No, todos son diferentes e inolvidables por las vivencias particulares de cada celebración. Aunque es cierto que el nombramiento como Momo del año, hace especial ese año.

¿Qué ha supuesto la suspensión del Entierro de la Sardina de estos dos últimos años?

Como es lógico, dada la finalidad de nuestra fiesta y el carácter social de la misma, nos ha ocasionado una pena inmensa, ya que somos totalmente conscientes de lo que supone el Entierro de la Sardina para todos los murcianos y demás visitantes, que esperan cada año con ilusión la celebración de todos los actos que componen el festejo. Estamos seguros de que el año que viene, sin falta, volveremos a disfrutar de nuestra fiesta en todo su esplendor. ¡Murcia lo necesita!

¡ArriMomos! ¡Abajamos! ¡Al centromos! ¡Y por los MOMOS!