18 marzo, 2021

Paco Sánchez Medrano, presidente de Diana Cazadora

¿Qué destacarías de ser sardinero?

Una actitud de generosidad para hacer partícipes a los ciudadanos de nuestra ilusión, de nuestras fiestas y de nuestra apertura a la primavera, con sana picardía y un punto de retorno a la infancia.

¿Cuánto tiempo tardáis en preparar las actividades que desarrolláis en la organización del Entierro de la Sardina? ¿Cuál es la actividad más significativa?

Trabajamos durante todo el año en organizar, entre otros, la compra de juguetes, trajes, comprobación y mantenimiento de la carroza, etc.

Además de la semana de fiestas, ¿vuestro grupo realiza algún otro tipo de actividad?

Mantenemos reuniones de trabajo mensualmente, así como jornadas de convivencia con la participación de los cónyuges.

¿Cuál es tu mejor anécdota? ¿Recuerdas algún momento favorito que te haya ocurrido como sardinero?

En cada año surgen anécdotas y momentos emotivos. Son a destacar como hitos: el viaje a Sevilla regalando juguetes por la calle Sierpes en el 92 (año de la EXPO), organizar el desfile sardinero en la ciudad francesa de Grasse y, el último, participar en los Carnavales de Tenerife el año pasado.

¿Tienes algún año preferido? ¿Por qué?

Son más de veinte años, por lo que todos me aportan grandes recuerdos y como dice el tango: “son nada”. Pero tengo en la memoria el primer desfile como si fuera ayer.

¿Qué ha supuesto la suspensión del Entierro de la Sardina de estos dos últimos años?

Ante todo, una sensación ajena de tristeza por la pena de los conciudadanos que no pueden disfrutar de nuestro Entierro de la Sardina.