28 febrero, 2020

Tenemos una resaca de emoción y diversión que no podemos con ella. Hemos disfrutado como niños, viviendo esta experiencia con muchas ilusión y energía.

Nuestra aventura comenzó el jueves 20 en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Fuimos recibidos con una enorme sonrisa por su alcaldesa, Patricia Hernández. En este acto, El Entierro de la Sardina y el Carnaval de Tenerife quedaron hermanados. Lo celebramos a lo grande, incluso la alcaldesa, que alzaba nuestra Sardina como si de un gran trofeo se tratase. Y es que lo es…

El viernes, los 205 sardineros y sardineras nos lanzamos a la calle dispuestos y dispuestas a sorprender a los chicharreros en los numerosos desfiles, pero sobre todo en la Cabalgata Anunciadora del Carnaval, el desfile más grande de la famosa fiesta tinerfeña que, como nuestro Entierro de la Sardina, también es de Interés Turístico Internacional. Dimos todo lo que teníamos, entre otras cosas medio millón de juguetes, toda nuestra alegría y solidaridad y hasta la voz. Los chicharreros nos miraban pasar atónitos sin saber muy bien qué éramos y por qué repartíamos regalos. Incluso algunos nos preguntaban si los juguetes, pulseras y anillos con luces eran gratis. Entre las miradas de asombro se vislumbraban muchas sonrisas, sobre todo en las caras de los niños, como suele pasar en nuestra fiesta.

El domingo, la calima casi nos deja en Tenerife unos días más. Pero, a pesar de ello, el viaje ha sido todo un éxito. El espíritu sardinero y murciano triunfa allá donde va y, por eso, sabíamos que contábamos con ventaja.

Si para algo nos ha valido este viaje, ha sido para darnos cuenta de lo feliz que hace el Entierro de la Sardina a la gente. Ya estamos preparándonos para vivir la gran fiesta murciana con tod@s vosotr@s. Y es que, este año, ¡os vamos a dejar con la boca y los brazos abiertos!